26 octubre 2015

De la huerta a tu salud.


Una pequeña huerta te puede proporcionar los alimentos imprescindibles para elaborar muchas recetas de comida llenas de vitaminas y salud. Los productos del huerto nos proporcionan los antioxidantes necesarios para un mejor envejecimiento; las vitaminas óptimas para una tener un cuerpo más sano y resistente a las enfermedades.
 El ajo, por ejemplo, mejora los niveles de colesterol y ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares; combate el resfriado común y mejora la salud de nuestro sistema óseo, entre otros muchos beneficios.
 La cebolla, producto también imprescindible en nuestra cocina. Por su acción diurética es muy recomendable en pacientes con insuficiencia renal, gota o hiperuricemia, cálculos renales, edemas o hipertensión. Su alto contenido en agua y fibra y bajo en grasas y azúcares la hace indispensable en cualquier dieta saludable. Tiene acción expectorante, bactericida y fungicida. Es muy recomendable en procesos como resfriados, catarros, bronquitis, faringitis y otras afecciones respiratorias.
 La guindilla picante es un alimento rico en vitamina C. Cien gramos de este condimento contienen 143,70 mg. de vitamina C. Su consumo es beneficioso para nuestra vista, piel, oído y aparato respiratorio. Las guindillas contienen capsaicina, que reduce el crecimiento de células cancerosas y, en algunos casos, incluso destruye las células cancerosas sin perjudicar a las células circundantes.
 El aceite de oliva "oro líquido" es base fundamental de nuestra salud. Nos ayuda a perder peso; alivia los dolores; previene el deterioro mental; tiene propiedades anti cancerígenas; aliada contra la diabetes; fortalece el sistema inmunológico y disminuye la presión arterial entre otro sinfín de beneficios.

¿Sabes, cuando el agua suena,
 si es agua de cumbre o calle,
 de plaza, jardín o huerta?

 XII PROVERBIOS Y CANTARES. Antonio Machado.