21 mayo 2013

De vuelta al neolítico.

¿Seguro que la civilización en la que estamos inmersos avanza? Tengo la sensación que aún a pesar de estar rodeados de tanta tecnología volvemos hacia el “neoneolítico”, si digo bien “neoneolitico”. Somos depredadores más que nunca. Los lobos más fuertes disfrazados con las pieles de corderos embaucan al rebaño y toman su poder para tener su alimentación asegurada. El rebaño bala mucho pero es el lobo quien muerde. Política.
 
“Cuentan de un sabio que un día
tan pobre y mísero estaba,
que sólo se sustentaba
de unas hierbas que cogía.” 

El descarrilamiento de la civilización produce que muchos de nuestros sabios ya, hoy en día, se tengan que dedicar a recoger las hierbas para su alimento cotidiano de supervivencia. (En el neolítico el hombre era el recolector directo de su propio alimento). Política.

Para mis mayores su mayor preocupación era que sus hijos fueran a la escuela para formarse, labrarse un futuro mejor y salir del “neolítico”. Invertir en educación es el antídoto contra el retorno al neolítico; es el futuro de un pueblo, de un país, de las generaciones futuras… La inteligencia es el arma más poderosa que tiene en ser humano contra todos los “lobos” que van trascurriendo en su tránsito terrenal. Educación, cultura e investigación son los tres pilares fundamentales para que un pueblo sea libre y camine hacia el progreso de una nueva civilización. Lo contrario: vuelta al “neoneolítico”. Política.