01 noviembre 2012

Castillo de Caracena. Castillos de Soria (04)

Los castillos siempre son evocativos a recuerdos de señoriales festejos, opíparas viandas, impresionantes siluetas recortadas sobre agrestes roquedales, de grandes gestas, crueles asedios, cuando los contemplas. Todo se acentúa a la puesta del sol. Esto no podía se una excepción al recrear nuestro sentido frente a los becquerianos restos del castillo de Caracena.
 
Castillo de origen árabe del siglo X/XI y reformado en los posteriores siglos XV y XVI. Se situa sobre un rosedal sobre dos grandes barrancos, el de los Pilones y el de las Gargantas, que desembocan en el río Caracena. Es accesible lastra arriba desde el poblado de Caracena a unos mil metros al sur de esta fortaleza.
 “En 1491, Alfonso Carrillo de Acuña, sobrino del arzobispo de Toledo, obtiene el señorío de Caracena y procede a la reedificación del castillo siguiendo las pautas constructivas de una época en la que se había generalizado el uso de la artillería, por lo que habían sido concebidas tanto para la mejor defensa frente a las armas de fuego como para su más eficaz empleo desde el interior. A ello responden las troneras que salpican los muros castelares.”
Madoz entre 1845 y 1850, dice que había "...un castillo a la parte Sur [de la población], bien construido, en una estension de 330 pies cuadrados, en cuyo recinto hay 2 plazas de armas, una al Oeste cercada de un rondin de 18 pies de espesor, y otra en el centro; conservándose ademas 6 cuadras, con 3 ventanas ovaladas cada una; 1 almacen de piedra sillar perfectamente embovedado; los restos de 1 molino de viento, y por gran parte de la circunferencia un ancho foso, á cuya espalda aparece una espaciosa muralla..."

 Ref. Castillos de Soria; wikipedia; hispanianostra.