23 septiembre 2012

No hay mas ciego que el que no quiere ver.

Si te han dado la confianza para gobernar, tú que venías con el maná, gobierna para el pueblo y si no das, por lo menos no quites. No gobiernes para su esclavitud aprovechando la tiranía de tu mayoría prepotente. Escucha a quien te la dio y verás que ya no la tienes. Se honesto con el pueblo. Ya sabes lo que había. Si no eres capaz de ofrecer lo que prometiste, no te escudes de los desmanes anteriores ni en un mal menor. Este hermoso país no se merece palos de ciego, que ya ha tenido bastantes. Yo estoy tres meses de prueba en el nuevo trabajo y, a su vencimiento, me van a echar a la calle si no soy competente y cumplo lo que en mi CV prometí. Iros, iros, iros ya y no deis más palos de ciego.
  Ciego que apuntas y atinas,
Caduco dios, y rapaz,
Vendado que me has vendido, 
…./…. 
Góngora.
(poemas del alma)