18 octubre 2011

Solla o platija

La solla o platija es uno de los peces planos más conocidos y apreciados por su carne.
Cuerpo oval cubierto de pequeñas escamas, con los ojos en el costado derecho, tras ellos una linea de 4 a 7 verrugas óseas hasta llegar a la línea lateral. de color marrón con manchas rojizas bordeadas de amarillo-naranja, la cara inferior es blanca y puede tener manchas oscuras. Puede llegar a los 90 cm, pero no suele sobrepasar los 40 cm.

Se encuentran a una profundidad de hasta 200 m. sobre los fondos arenosos y frecuentemente se adentran en los estuarios.
Durante el período de desove, entre enero y abril, (Desova en aguas a 6º C de temperatura, con una salinidad de 10-12 partes por mil, unas condiciones que se dan a una profundidad de entre 20 y 40 m en el Mar de Norte, entre enero y junio.) la solla hembra suelta gran cantidad de huevos, que fertilizados por el macho tras la puesta, flotan en las aguas superficiales y van a la deriva junto con el plancton, del que forman parte durante esta etapa de su desarrollo. Los huevos tienen una gran capacidad de flotación.
Tras un período de entre ocho y dieciséis días, sale del huevo la cría, y continua alimentándose del sáculo de yema que lleva agregado.
Al cabo de un mes, se produce un ligero crecimiento, y deja de alimentarse del saco vitelino para hacerlo de las larvas del plancton. Terminado este mes, comienza el período de metamorfosis. La primera señal es cuando el ojo izquierdo del pez se traslada hacia arriba, hasta situarse junto al ojo derecho.
Al mismo tiempo el pez cambia de postura al nadar, hasta que seis semanas después del desove ya se ha convertido en un pez achatado que descansa en lo que era su lado izquierdo hacia abajo.
La pigmentación desaparece poco a poco de la cara inferior que toma un color plateado. La cara superior se cubre de manchas anaranjadas, que se rodean de anillos blancos cuando el pez ya es adulto. La madurez se produce cuando alcanza unas dimensiones de 25 a 33 centímetros.

La solla joven suele alimentarse de gusanos de arena y pequeños crustáceos, prefiriendo los moluscos cuando se hace adulta.
Si se mide la longitud de una solla, es posible establecer su edad con cierta aproximación. Un pez de ocho centímetros de largo tiene un año, mientras que uno de 20 centímetros tendrá tres años. En aguas profundas, alejadas de la costa se pueden capturar sollas adultas de hasta 90 centímetros de longitud.
Es de buena calidad y en Asturias se comercializan con el nombre de Solla. Se suelen consumir frita.


ref.
www.noloseytu.blogspot.com
www.larompiente.com