15 marzo 2011

Mainar. Torre mudéjar del siglo XVI.

La iglesia de Santa Ana en Mainar es una Iglesia construida en la segunda mitad del Siglo XVI por mandato de don Hernando de Aragón y que, según el profesor D. Gonzalo Borrás, y el dr. Carlos Lasierra, que descubió el documento en su archivo, constituye el ejemplo más completo de iglesia mudéjar tardía de las existentes en Aragón.
Iglesia de nave única de dos tramos y capillas laterales, con ábside de cinco paños con contrafuertes. Se cubre con bóveda de crucería estrellada.


Adosada a sus pies en el lado meridional de la nave, se alza la torre de planta octogonal con machón central cilíndrico, rematada por octógono apiramidado y contrafuertes en todos sus ángulos. Durante parte de la segunda mitad del siglo XVI se erigió la iglesia parroquial de Mainar, a cuyos pies se levanta la espectacular torre. De mitad de esa centuria, se trata de una construcción octogonal con las correspondientes pilastras de refuerzo en las esquinas. Tiene seis cuerpos que van disminuyendo su diámetro con la altura y un machón central circular posterior del siglo XVII. La decoración de los ladrillos se compone básicamente de rombos, cruces y labores de esquinilla. Los vanos son de dos tipos. Unos son rectangulares, doblados y ciegos en cuyo interior hay una interesante decoración de rombos concéntricos. Están situados en la parte baja de la torre. Más abundantes son los terminados en medio punto, también doblados, de influencia renacentista. Muchos están cegados y con decoración de rombos. Otros aparecen abiertos, especialmente en los dos cuerpos superiores. Una de las novedades que presenta esta torre es el uso de cerámica en la separación de los últimos cuerpos. Bajo las campanas aparecen óculos, elemento que pronto será utilizado en las torres construidas posteriormente. El vistoso chapitel azulado completa el conjunto.
El exterior de la iglesia presenta ornato en altura con faja corrida de rombos, que se disponen bajo la galería de arcos de medio punto que remata toda la fábrica.
El piso inferior se decora con frisos de esquinillas, el siguiente lo hace con dobles recuadros ornamentados con rombos.

Ref. xilocapedia