13 marzo 2011

En homenaje a las víctimas por el terremoto en Japón.

Dicen, que a pesar de la calamidad sufrida por este noble pueblo, los cerezos están a punto de florecer. En nuestra tierra también en unos días tendremos los valles llenos de color y olor dulce, más bien agridulce.


Es un pueblo sabio y preparado, sin duda volverá a levantarse y celebrar las fiestas del florecimiento de sus cerezos en alegría y en comunión de pueblo fuerte, que lo es.