18 octubre 2010

El zanpantzar, comparsa de ioaldunak. Zubieta

Como casi todos estos últimos años en la ofrenda de frutos a la Virgen del Pilar, durante sus fiestas, han hecho presencia con su carnaval particular los zanpantzar o ioaldunak (el que porta ioaldeak, cencerros).

De los muchos carnavales rurales que existían en Navarra, han llegado hasta nuestros días varios que conservan una gran riqueza folclórica y etnográfica. Entre los más conocidos se encuentran los de Ituren y Zubieta, Lantz, Alsasua, Goizueta, Arizkun y Valcarlos, estos últimos trasladados al domingo de Pascua.

Según he podido leer: “los más madrugadores son los de Ituren y Zubieta, que tienen lugar la última semana de enero. El lunes, el zanpantzar de Ituren recoge en el barrio de Latsaga al de Zubieta y ambos desfilan por los barrios del primero. Al día siguiente los de Ituren visitan a los de Zubieta y juntos desfilan haciendo sonar sus cencerros por las calles de Zubieta.

El zanpantzar es una comparsa de ioaldunak (cencerros), compuesta por vecinos vestidos con abarcas, enaguas de puntillas, pellizas de oveja por cintura y hombros, pañuelos de colores al cuello, gorros cónicos con cintas, hisopos de cola de caballo y unos inmensos cencerros sujetos a los riñones, que suenan al unísono al andar de forma acompasado.”

Etnólogos y antropólogos no terminan de ponerse de acuerdo sobre el origen y sentido final de estos personajes tocados de sarcásticos hisopos y txuntxurros. En lo que sí parece que hay consenso es en su afán por despertar a la madre naturaleza, tras el letargo invernal y ahuyentar a los malos espíritus. Para ello recurren a elementos simbólicos como: plumas de gallo (que se colocan en la parte alta de sus floridos sombreros cónicos), crines de caballo con las que azuzan una y otra vez el suelo por el que transitan, y sobre todo al ruido ensordecedor de sus cencerros.

Hay quien ve cierto paralelismo con un personaje medieval francés de Saint Pansard (el santo de la panza o San Panzudo). Sin embargo tan bien nos cuentan que la denominación zanpantzar no tiene ningún arraigo en los propios pueblos de Ituren y Zubieta, denominándose generalmente como ioaldunak (los portadores de los cencerros).


La utilización de cencerros como parte de la indumentaria del carnaval era muy habitual en la Comarca de Tiermes-Caracena, en la provincia de Soria (España). Sobre todo los mozos y los chicos, ambos con muchas ganas de “chospar” en los días de carnaval, hacían acopio de cuantos cencerros pudiera haber libres de uso en las cuadras y apriscos o majadas de los padres y de los abuelos. Cencerros enormes de los bueyes, esquilas y piquetas de las ovejas, y campanillas de los collarines de las mulas y machos, por unos días cambiaban de dueños para acompañar al desenfrenado y pubertario brío de estos personajes necesitados de resarcirse de la monotonía diaria del mundo rural en el que estaban inmersos.

Bibliografía:
dantzan.com
navarra.com
wikipedia