08 septiembre 2010

Santuario de Inodejo. Soria.

“El santuario de Inodejo está situado en el punto medio de la sierra del mismo nombre, allí donde el paisaje es desolador: una pequeña explanada pedregosa y árida, pelada, bajo un monte de encinas al sur, y entre varios km. de yermos y eriales, "como un héroe numantino, sólo él queda enhiesto, resistiendo los embates del abandono y el cierzo"

Leyenda sobre la aparición de la Virgen de Inodejo.
“.../... Un pastorcillo natural de Las Fraguas; manco de la mano derecha y sus padres le habían dedicado al cuidado de las ovejas por no poder ejecutar otros trabajos propios de la tierra. De sol a sol, por montes, atajos y laderas, el pastorcillo alimentaba pacientemente su ganado, en una tierra pobre y pelada, de gentes pobres y sencillas. Y a este joven pastorcillo le cupo la suerte de ser portador de un mensaje del cielo.
Pastoreando tranquilamente un día descubrió un extraño resplandor que salía de una encina, contemplando más de cerca a la Virgen Santísima. Turbado quedaría el buen zagal ante visita tan sublime e inesperada. Mandóle la Virgen que fuese a llamar a su padre, con quien quería hablar. Obedece prontamente el joven; pero, al encontrarse con su padre, éste le recrimina por haber dejado abandonado el rebaño, por lo que le ordena que vuelva a su majada. Por segunda vez la Virgen le expone sus deseos de dar un mensaje a su padre, pero el pastor replica que le es imposible abandonar las ovejas.
Cuando esto hablaban, ve que una de las ovejas se aparta del resto y le arroja una piedra. La Virgen le pregunta por qué no ha usado la mano derecha, a lo que el pastorcillo contesta: "Señora, hace tiempo que me falta".
"!Tírale con ella!", insiste la celestial Señora, y de repente se ve el pastor con la mano que le faltaba, usando de ella con toda facilidad.
Tiempo le falta al zagal para llegar al pueblo y comunicar tan alegre nueva. El suceso se extiende rápidamente por todo el pueblo, y una muchedumbre acompaña al pastorcillo al lugar de la aparición, donde encuentran a la Santísima Virgen sobre la encina, en torno a la cual pacía tranquilamente el rebaño.
Manifestó María su deseo de que le construyesen un templo y la venerasen en él, prometiéndoles en recompensa su auxilio y protección.
Como habían acudido gentes de muchas partes, deseosos de tener tan grande honra y gloria en su pueblo, todos ofrecían colocarla en su parroquia y edificarle un templo lo más pronto posible. Los vecinos de Villaciervos, Villabuena, Las Cuevas, Camparañón... decían a la Virgen: "Nosotros le haremos un templo". Y a todos contestaba lo mismo: "¿Y si no dejo?". En estas cosas caminaban por la sierra hasta que, llegados al punto donde hoy se encuentra el santuario, una fuerza misteriosa les impidió avanzar, suceso en el que vieron la voluntad de la Virgen de edificar en aquel sitio.
El pastor se quedó de ermitaño de la Virgen, sirviéndola durante toda su vida en agradecimiento al beneficio de haberle restituido la mano que le faltaba. .../...”

EL SANTUARIO
.../... "En un documento que hemos encontrado en el archivo de las Clarisas de Soria, que es una Bula de Gregorio XV, de 1621, ejecutada en 1644, se dice: 'Barias grazias e yndulgenzias conzedidas a los cofrades de la Cofradía de Ntra. Sra. de Nodoxo, sitta en el término del lugar de Las Fraguas, xuridizión de esta ziudad de Soria; en donde ay tradizión estubo fundado primero este combento de Nuestra Madre Santta Clara'. Sabemos documentalmente que las Clarisas de Soria se establecieron en la ciudad en 1.286. Por tanto, su estancia en Inodejo sería anterior; y, por ello, un primitivo santuario dataría del siglo XIII. Restos de un despoblado se han encontrado también a unos 400 metros al norte de la actual ermita".
Probablemente de época románica. Este santuario sería un edificio de noble planta, en atención a la devoción que tenían a la Virgen y por las mandas y legados que le hacían, llegando a poseer considerables riquezas.
El santuario actual es una iglesia de estilo Renacimiento. Data de 16OO y su edificación es sobria y reducida a su máxima sencillez. Está formada por una sola nave de 31 metros de larga por 7,8O de ancha. Presenta un crucero que sobresale muy poco de la nave principal. En esta parte su anchura es de 1O,6O metros y está situado muy cerca de la cabecera. El cruce de ambos está cubierto por una cúpula vaída sin linterna de cuatro robustos arcos de medio punto. El resto del templo está cubierto por un sencilla bóveda de medio cañón asegurada de tramo en tramo por arcos fajones que se prolongan en los muros laterales en forma de pilastras adosadas. .../....

La talla (la fotografía corresponde a la réplica)
Nuestra Señora de Inodejo. Siglo XIV. Escultura. Madera policromada. 46,5 x 21 x 16 cm. Santuario de Nuestra Señora de Inodejo (Soria)
“La escultura de Nuestra Señora de Inodejo es una imagen de devoción, que en el Santuario se encuentra sobre una encina y junto al pastor que, según la leyenda, fue testigo de su aparición. Un suceso milagroso, pues el pastorcillo en aquel encuentro recuperó su mano derecha, sería el origen del Santuario y de la iconografía actual, aunque en la narración sólo menciona un resplandor que salía de una encina y la presencia de la Virgen.” Leer más (Ficha en pdf)


En estos momentos gracias a la labor encomiable del cura párroco Don Manuel Tejada Rubio tanto el Santuario como las parroquias del entorno están protegidas del abandono y de la desidia que han sufrido otras muchas de la provincia de Soria.


Biografía:
Senén Andrés Romero –Soria y más-
Juan Antonio Yeves Andrés