30 agosto 2010

Las bicicletas... son para todo el año.


Como ya he comentado con alguno de mis amigos, he estado unos días en países en los que la bicicleta es uno de los elementos más significativos del ‘paisanaje’ y del paisaje. Tengo fotos que dan fe. Esta es una de ellas. Su localización está a las afueras del pintoresco pueblo de Thorn, en Los Países Bajos. El paisaje, hoy, no se concibe sin uno de estos vehículos de discurrir cadencioso. Sus pueblos, sus ciudades, sus calles, y sus carreteras están dibujadas para el ciclista. La bicicleta se usa para la necesidad y para el ocio. El ciclista recorre la pirámide de edades sin distinción; El paisanaje. Me gusta mi país, entero. Me gusta nuestro paisanaje, a trozos. Nos queda mucho por aprender de nuestro vecinos.