28 junio 2010

Serafina, “la cigarrera del Tubo”

Personalmente no conozco mucho a Herminia, más conocida por Serafina. Sé que es una mujer incombustible y muy peculiar, como pocas. Su trabajo, de sol a sol en una de las calles del Tubo, lugar típico de Zaragoza, consiste en vender cigarrillos y tabacos. A las nueve de la mañana ya está abierto, no hay cartel que lo indique, sólo la presencia de esta anciana mujer con su cigarrillo calado entre sus labios esbozando una ligera sonrisa.
Hace ya unos meses, sería por enero, en pleno invierno, pasé por la calle de Los Mártires. Allí estaba ella:
* Buenos días, por decir algo.. pues con este frío...
** Está una acostumbrada y como ves “maño” bien abrigada. (dijo ella)
* Serafina, me permite hacerle un par de “foticos”
** ¿Cómo me pongo, me quito el delantal?
* No, no, usted normal como siempre, natural. Así, así, muchas gracias Herminia.
Poco más hablamos y continuación abandoné el lugar por Puerta Cinegia, contento de tener el retrato, un instante, de unos de los personajes, parte de la historia de esta ciudad milenaria.
En la actualidad esta señora lo está pasando mal por unos problemas personales. Me sumo a la ayuda moral que de tantos zaragozanos recibe. Que fácil es ir siempre al por el más débil. Cuando hay tantos casos de corrupción de millonadas a “espuertas”, de mafias campeando a sus anchas... La justicia tiene que ser imparcial, justo al fiel de la balanza, pero esto es una utopía. ¡Que tengas suerte Serafina!