31 mayo 2009

Camino verde que va a la ermita.

En primavera si te dejas perder por las afueras de nuestros pueblos puedes encontrar en torno a sus ermitas, caminos llenos de color y luz sobre un fondo verde de naturaleza. En esta fotografía la ermita de Santa Quiteria en Paniza, Zaragoza. Junto a ella se alza el peirón de la Cruz de los caídos.

30 mayo 2009

Castillo de Berlanga de Duero. Castillos de Soria (01)

Según las crónicas Segeda, ciudad celtíbera, debió ser el origen de la actual Berlanga de Suero. Siglos más tarde en este lugar se construiría una primitiva fortaleza para defender la frontera del Duero, cuando los cristianos se empeñaron en echar a los musulmanes. Al devenir de esta fortaleza se le unen los nombres de los famosos guerreros de la época: Galib y Almanzor por los musulmanes y Rodrigo Díaz de Vivar por los cristianos.

Fernando I hacia el 1060 lleva a cabo una expedición: “...tras un asalto, se abandonó por su numerosa población agarena y fue ocupada por el rey". Alfonso VI concede, en 1087, la villa de Berlanga y el castillo de Gormaz al Cid Campeador. Berlanga vuelve a aparecer en las crónicas hacia el 1288, en que el rey Sancho IV estuvo en Berlanga, junto con el conde don Lope. Después acudiría allí el infante don Enrique, hijo del rey Fernando y nieto de Sancho IV, "haciendo –desde Berlanga- ayuntamiento de los concejos de los obispados de Osma y Sigüenza". Alfonso XI (1311-1350), hijo de Fernando IV y de Constancia de Portugal, contrajo matrimonio con María de Portugal, deja la villa y tierra a su hijo bastardo infante D. Tello, señor de Vizcaya, hijo de doña Leonor de Guzmán, Trastámara por consiguiente. Una hermana de don Tello, Leonor, casa con Juan Fernández de Tovar. Con todo rigor puede decirse que los señores de Berlanga son descendientes directos de reyes, aunque por línea bastarda.
Es entonces, cuando pasa a manos de la familia Tovar, que levanta el castillo del S. XV sobre el original, del que no quedan restos. Posteriormente, entroncados los Tovar con la familia Velasco y con el rango de marquesado otorgado por Carlos I, se reconstruye el castillo en el S. XVI, conservando sólo algunos lienzos, un aljibe y la torre del homenaje de la anterior construcción del S.XV. La torre del homenaje es de planta rectangular, con ocho garitones distribuidos en cada esquina y en el centro de cada lado, y tiene los escudos de los Tovar y Velasco. Se conserva una poterna que da directamente al tajo del río Escalote, en la cara norte del castillo.

El nuevo castillo de inspiración artillera, construido e inacabado por Benedetto de Rávenna según varios autores, y que rodea a la antigua fortificación, forma un rectángulo de gruesos y bajos lienzos con tambores en cada esquina, estando el de noroeste separado del cuerpo del castillo por un pasillo, sin llegar a tener funciones de torre albarrana, sino más bien para mejorar los ángulos de tiro de la artillería. Todo el cerro está rodeado por una muralla de tambores y lienzos.
La construcción de un palacio en la explanada sur del castillo hace que se abandone, dedicándose a su nueva utilidad defensiva y como cárcel, hasta que un incendio lo arruina. El palacio junto con sus jardines desaparecerá, salvo su fachada sur, incendiado por los franceses en su retirada durante la guerra de independencia.

Castillos de Soria.
Isabel Goig Soler.

26 mayo 2009

Puente del ferrocarril. Zaragoza. (01)

La llegada de la Alta Velocidad a la ciudad puso en funcionamiento el nuevo puente del AVE en 2003. Situado al final del barrio de Las Fuentes haciendo linde con su huerta, este puente se eleva sobre el río Ebro con un gran arco que atraviesa el caudal. En este punto se inicia el recorrido por el Soto de Cantalobos que nos llevará hasta los galachos de la Alfranca, formando parte del recorrido del GR99 -Camino Natural del Ebro-

Este puente formó parte de la duplicación de la infraestructura ferroviaria que sirve de enlace entre la ciudad de Zaragoza y Huesca. Con una longitud de 305 metros, cuenta con una distribución de cinco vanos de 40, 50, 125, 50 y 40 metros. Esta estructura está concebida según los criterios vigentes de alta velocidad, cuidando especialmente que el diseño de los detalles asegure un buen mantenimiento y durabilidad de la estructura. Me gustan los puentes de estructuras metálicas, desafiantes a la ley de la gravedad. Los considero fruto de difíciles fórmulas físicas unidad al pincel de un artista.

(*)El Camino Natural del Ebro, con una longitud de 1.280 kilómetros desde el nacimiento del río en Fontibre hasta su desembocadura en Tarragona, permite recorrer en 42 etapas por medios no motorizados los valores ambientales y culturales de las siete comunidades por las que discurre. Este es el primer proyecto de la Red de Itinerarios y Caminos Naturales del Estado, que impulsa el Ministerio de Medio Ambiente. Los Galachos de Juslibol fue el lugar elegido para la inaguración el 18 de DIciembre de 2007, lugar donde se colocó la primera piedra en mayo de 2006. El Camino Natural del Ebro, que va prácticamente paralelo al río en su trazado, del que nunca se aparta más de diez kilómetros, enlaza numerosas vías y estructura la red senderista de la mitad norte peninsular y del Mediterráneo.
CAMINO NATURAL DEL EBRO GR 99

24 mayo 2009

Fecundación natural.


“La eclosión de los frutos”. Después de la floración primaveral y del trabajo de los insectos, las abejas principalmente (Ora et labora), los manzanos dan señales de que todo va según lo previsto. Han nacido un sinfín de pequeños frutos en ramillete. Ahora hay que realizar la labor de “aclarar”. Consiste en retirar muchos de estos pequeños frutos para que los que queden sean de mejor calidad, cuando maduren, y el árbol pueda soportar la carga.

20 mayo 2009

La rebelión de los champiñones.

Cuando miras a través de visor de tu cámara puedes quedar sorprendido al comprobar que la realidad se ha transformado en fantasía. Ya sabes que los primeros artilugios que hacían fotografía, las primeras cámaras, eran cajas mágicas que detenían un instante, como un robo de una parte de tu ser y de tu aliento de vida.
Un día al mirar por el visor de mi cámara, vi una escena mágica de un mundo imaginario en el que sus moradores eran verduras y hortalizas. Los champiñones se habían revelado contra los puerros. ¡Amigos! me apuesto un pimiento que esto fue el principio de los famosos calçot*.

(*) El calçot es una cebolla tierna, blanca y dulce, que cocida en fuego vivo es la base de la calçotada, convertida en un regalo para el paladar, capaz de satisfacer a los más exigentes gourmets. La calçotada de Valls es una especialidad única de la cocina rural típica catalana. Este manjar tan típico tiene su ambiente, su luz y su personalidad en la ciudad de Valls, donde nació y en donde se hizo famosa la frase; "Valls, ciudad de origen de la calçotada".

18 mayo 2009

“Cipsela” de diente de león. Estudio.

Ayer encontré en mi jardín una “cipsela” que es el fruto del diente de león. La corté con cuidado y de decidí hacer algunas fotos en el estudio. Para hacer esta fotografía he utilizado una objetivo macro (90 mm.) y dos flashes portátiles; uno a las 10 para iluminar la cipsela y otro a las 12 que da luz por detrás al fondo.

“Taraxacum officinale” la achicoria amarga, con flor amarilla, conocida como diente de león, es una especie botánica de planta con flor de la familia de las asteráceas. Considerada por lo general una mala hierba, sus hojas se consumen en ensalada, y se le han atribuido numerosas propiedades medicinales.
Esta planta vivaz, anual y perenne con raíz primaria y roseta basal, No suele alcanzar más de 40-50 cm. Tiene hojas alternas, sin peciolo diferenciado, pinnatiparidas con lóbulos en forma triangular de márgenes dentados y agudos. Pedúnculos de la inflorescencia huecos. Flores hermafroditas de un color amarillo dorado que la hacen fácilmente identificable. Corola en lígulas terminada en cinco pequeños dientes. El fruto es una cipsela o aquenio con vilano.
Se encuentra fácilmente en los caminos, pastizales, prados, siembra directa, y sobre todo en jardines, tanto que es considerada mala hierba o "maleza", por los jardineros.
Es una planta depurativa, indicada para purificar el organismo de elementos tóxicos. Puede actuar en el hígado, riñón y la vesícula biliar, y con su efecto diurético evitar la aparición de piedras en el riñón. También es un tónico digestivo contra el estreñimiento y la resaca de alcohol. Para uso tópico es eficaz para limpiar la impurezas de la piel, acné, urticaria.
Es una de las principales especies de flora de interés apícola en las praderas, las abejas visitan sus flores indefectiblemente, entregando muy buena cantidad de néctar y polen. Wikipedia

14 mayo 2009

El botijo.

El agua y el vino son dos elementos fundamentales en la vida del hombre. Posiblemente pensareis que está claro decir que el agua es elemento un fundamental de nuestra vida, pero... ¡el vino!. Si, el vino ha sido primordial en el devenir de la historia hombre desde que este lo descubrió. Hasta hace bien poco ha formado parte importante de la dieta de los hombres de nuestros pueblos.

¡Viva el vino¡ pero hoy nos vamos a echar un buen trago de agua fresca del botijo de la “tía Nicolasa” que siempre estaba, en un rincón del portal de su casa, a disposición del viajero, del tratante, del charlatán de turno o de los chicos que sedientos por el trajín de su juegos en la plaza de la iglesia, en vez de ir a su casa, tomaban el botijo de la “tía”. -Nicolasa tenia su casa en la plaza de la iglesia-. El agua del botijo siempre estaba fresca y en los nuevos sabía a anís.



Un botijo es un envase o recipiente de barro cocido, poroso, con un vientre ancho para darle capacidad y de común un orificio de entrada o boca, por el que se llena y otro de salida, llamado pitorro, por el que se bebe.
El principio de funcionamiento del botijo es el siguiente: el agua se filtra por los poros de la arcilla y en contacto con el ambiente seco exterior (característica del clima mediterráneo), se evapora, produciendo un enfriamiento (2,219 kilojulios por gramo de agua evaporada). La clave del enfriamiento está pues en la evaporación del agua exudada ya que disipa la energía térmica del agua del botijo.
El hecho de que el botijo se dé solamente en la región mediterránea se debe a que el clima en verano es muy seco en contraposición con otras regiones climáticas, que suelen tener veranos húmedos.
Posiblemente el término proceda de los romanos pues existía el término latino "buttis", que significa batonel, y más tarde se utilizó su diminutivo "butticula".
Sebastián de Covarrubias en el año 1611, describe "botija", como "vaso de tierra ventrudo con la boca y cuello angosto. Los niños cuando están para llorar hinchan los carrillos y a esto le llaman embotijarse".

12 mayo 2009

Las Edades del Hombre. "Paisaje Interior"

En el día de hoy abre sus puertas la exposición conocida con el nombre de las Edades del Hombre, en esta ocasión con el sobrenombre o título de "Paisaje Interior"
Según nos cuentan el la web oficial de la fundación: El título -Paisaje interior- evoca a Soria, porque Soria es conocida y ha sido cantada por su paisaje. El título también evoca espiritualidad, porque es paisaje interior. El título y el contenido de la Exposición pueden ser también contrapunto al tiempo presente marcado por las prisas y muy poco dado a detenerse, al silencio y la reflexión para reconocer las raíces, la fe y los valores sobre los que ha crecido y de los que se está alimentando también en el presente.”
Esto es una invitación a que, por la ocasión, os acerquéis a Soria y aprovechéis para, además de ver la exposición, recorrer su provincia, permitiendo que su paisaje y paisanaje formen parte de vuestro ser de ahora en adelante. “Soria ni te la imaginas”
Esta fotografía corresponde a la Ermita de San Miguel de Gormaz, lugar que, junto a San Baudelio de Berlanga, se aconseja a visitar como parte de la magna exposición.

[La exposición sacra ‘Paisaje Interior’ aborda, más allá de parte del patrimonio de las diócesis de Castilla y León, la espiritualidad del paisaje soriano, los poetas que se inspiraron en esta ciudad y los valores que han marcado durante siglos la vida de los cristianos de la Diócesis de Osma-Soria.
La exposición se divide en dos partes y un epílogo a lo largo de medio kilómetro de recorrido. La primera parte ocupa las naves de la concatedral y en ella se exponen la mayoría de las obras, a través de cinco capítulos.

La segunda parte gira en torno al claustro y sirve para presentar, además del claustro, el románico de Soria y algunas piezas medievales. Igualmente, hay una invitación a visitar dos obras románicas externas a la concatedral, como son la ermita de San Baudelio, en Casillas de Berlanga, y la ermita de San Miguel, en Gormaz. El recorrido finaliza con un epílogo, que es una mirada retrospectiva, a las exposiciones anteriores organizadas por la Fundación ‘Las Edades del Hombre’.


En total, la muestra la componen 208 obras de patrimonio religioso bajo el hilo conductor de la Palabra de Dios, la poesía de poetas vinculados a Soria y el paisaje soriano. Además, la parábola de la semilla, del evangelio de San Marcos (4, 26-29), marca también al visitante el camino de la exposición.

Son varias las piezas que para el comisario de la exposición, Juan Carlos Atienza, son “claves” de esta muestra. La primera de ellas es una escultura de San Pedro de Osma, de Juan de Juni, procedente de la catedral del Burgo de Osma (1550-1554), que está fuera de contexto de su retablo original. Otra de las piezas “importantes” para el comisario, ya que la exposición ha permitido su restauración, es el retablo de Montenegro de Cameros, de Alonso de Sedanos (1510). A estas obras se le unen, las tablas valencianas del antiguo retablo mayor de la catedral de El Burgo de Osma, la sala relicario del Monasterio de las Concepcionistas de Berlanga de Duero, un Cristo Yacente de Gregorio Fernández de la Real Iglesia parroquial de San Miguel y San Julián (Valladolid), y una Piedad con San Juan y Magdalena, del siglo XV, de Barcones (Soria), entre otras. Además, una de las piezas más llamativas de esta muestra es una pequeña cruz tardobizantina, también del XV, que cuenta con la peculiaridad de relatar las escenas de la pasión en menos de diez centímetros. La pieza procede de la Parroquia de la Natividad de Nuestra Señora en Guijosa (Soria). Respecto a la misma, el comisario de la muestra significó que se trata de una “labor en miniatura” tallada en madera de tejo. Para poder ver las escenas de la Pasión se han incorporado fotografías que, a través de una pantalla, muestran su contenido.

Capítulos.
El primer capítulo
de la exposición, bajo la denominación, ‘Sembradores de la fe’, se ilustra, en un primer momento, con una fotografía de la fortaleza de Gormaz. San Pedro, sembrador del Evangelio se hace presente con una galería de escenas de su vida de distintas épocas y formados. De este modo, San Pedro de Osma se evoca en la exposición con tres obras de calidad: una túnica de finales del siglo XI o comienzos del XII, una escultura de Juan de Juni y una pintura de Pedro Machuela. Completan el capítulo documentos relacionados con la concatedral debido a que este año se cumplen 50 años desde que la colegiata de San Pedro pasó a ser concatedral. El color de este primer capítulo es el color del otoño en Soria.

‘La semilla echó raíces’ es el nombre del segundo capítulo a través del cual se quiere mostrar la implantación de la fe y su implantación en los pueblos. Entre las obras que se podrán contemplar destacan la campana de Suellacabras que data de 1350, el Coro de Masegoso, del siglo XIII); un pelícano eucarístico procedente de la iglesia de San Martín Obispo, de San Pedro Manrique (S. XVIII), y el artesonado mudéjar de Mosarejos, entre otras.

El capítulo tres se presenta bajo el título ‘Nos iluminan el camino de la vida: Patronos, Santos y devociones’. Una rima de Gustavo Adolfo Bécquer y una fotografía de una procesión popular, junto a la ermita de Tiermes, introducirán al visitante en el capítulo con más piezas de la exposición, con un total de 60 elementos. El color elegido para este capítulo recuerda la primavera soriana. Las piezas más destacadas son las tablas valencianas del antiguo retablo mayor de la catedral de El Burgo de Osma (1410-1420) y la galería de relicarios del Monasterio de las Concepcionistas de Berlanga de Duero, así como las andas procesionales de la iglesia de Santa María la Real de Sasamón (Burgos).

Dos velos, uno de la Cruz del obispo Pedro de Montoya y otro de la Pasión de Pedro Álvarez de Costa, ambos procedentes de El Burgo de Osma, enmarcan el penúltimo capítulo que lleva el nombre ‘Bajo el signo de la cruz’ y que evoca el verano soriano. En este capítulo destaca la cruz tardobizantina y el Cristo Yacente de Gregorio Fernández.

El último capítulo, ‘Caminando en esperanza’, hace referencia, según Atienza, a la necesidad que tiene Soria de encontrar “esperanza y autoestima”. En este capítulo se pueden contemplar tres retablos, dos de ellos recién restaurados, como son el altar de San Pedro y el de San Nicolás. Además, en el mismo se proyecta uno de los dos audiovisuales que se podrán ver. Dos imágenes de Cristo, una de ellas, una pintura flamenca del Monasterio de las Hermanas Concepcionistas de Ágreda y otra de Pedro Berruguete, despiden al visitante de este primer capítulo de la exposición. “Estas dos imágenes te acogen y te siguen con la mirada hasta la segunda parte de la exposición”, remarcó el comisario.

Epílogo
Tras atravesar una arquitectura efímera que recuerda el sotocoro de la ermita de San Baudelio, el epílogo de la muestra, ubicado en el museo de la concatedral, invita, por un lado, a pasear por el río Duero a su paso por la ciudad a través de los versos de Machado y, por otro, a recorrer los 20 años de Las Edades del Hombre. El museo acoge una pieza representativa por cada una de las anteriores muestras de ‘Las Edades del Hombre’ celebradas anteriormente en la Comunidad. En el epílogo se podrá contemplar el ‘Llanto sobre cristo muerto con San Pablo’ de San Pablo de la Moraleja (Valladolid) y la ‘Biblia de Cardeña’ del siglo X del Monasterio de Cardeña en Burgos, entre otras. ] (Fuente de la noticia Heraldo de Soria 12/05/2009).

11 mayo 2009

Gotas de vida.

La lluvia es vida para nuestro planeta, para todo lo que el encierra en su conjunto de seres distintos pero iguales en lo esencial: el agua. Una gota de agua es parte de nuestra existencia.


Antes, durante y después de una tormenta son instantes mágicos para nuestra cámara. Tenemos que ser prudentes y precavidos si queremos hacer fotografía antes y durante una tormenta. Utilizar la protección adecuada para nosotros y nuestro equipo. Cuidar de no llevar objetos que puedan atraer rayos y nunca cobijarse bajo los árboles. Los resultados pueden ser espectaculares. Después de una tormenta la calma vuelve al paisaje, los colores de las cosas y objetos mojados por la lluvia se avivan. Nos encontraremos con un sinfín de detalles que podemos capturar. Las gotas de agua sobre las plantas, sobre flores y hojas nos permitirán hacer fotografía de detalles llenos de contrastes, color y vida. Si dispones de un objetivo macro este es el momento de utilizarlo. Con un gran angular podrás hacer estupendas fotos del paisaje lavado y listo para la ocasión. Sal al campo y disfruta con respeto de la naturaleza.
Para hacer esta fotografía he utilizado un objetivo macro de 90 mm, sobre trípode. Las gotas de lluvia están sobre la hoja y las adivinamos por trasparencia de la hoja de madreselva desde abajo.

07 mayo 2009

¿Un trago de vino?. Si, en bota por favor.

Si te gusta el vino, bebe en bota, déjate de refinadas copas de cristal. Bueno “lo cortes no quita lo valiente”, bebe en el recipiente que quieras, pero te puedo asegurar que beber vino de una buena bota es un placer y un arte. Placer el que provoca el líquido elemento sobre el paladar salpicando sus esencias por toda la boca en una refrescante sensación. Arte por que hay que saber hacerlo; hay que coger la bota con elegancia y alejarla lo suficiente de la boca para que el chorro de vino sea comedido y preciso. Recuerdo que mi padre hacia incidir este sobre su bigote para que luego discurriera hacia su boca, ¡que arte!. Me gusta el vino y cuando se tercia bebo en bota.

“La bota de vino: Es un recipiente típico español con forma de gota o lágrima, generalmente de cuero (las mejores son de piel de cabra) que por dentro van recubiertas de pez y por fuera cosido. Su principal empleo es el de poder beber vino a través de él. Al igual que los odres o corambres se emplea principalmente para guardar y mantener fresco el vino, preferiblemente seco. A diferencia que son más pequeñas que estos, (por lo tanto se transportan con mayor facilidad) y de ellas se bebe directamente, inclinándola al tiempo que se aprieta su parte inferior.” Wikipedia

03 mayo 2009

Las cruces de mayo.


En mi pueblo el tres de mayo era costumbre bendecir los campos para preservarlos de males y conseguir buenas cosechas. Después de misa se salía en procesión por el pueblo. A las afueras se encontraban, como en otros muchos pueblos, se encontraban una o tres cruces que se bendecían en este día. Recuerdo que en mi pueblo había una cruz de madera en la que estaban labradas tres pequeñas cruces para poder incrustar, es este día, otras realizadas en cera.
Este día había concejo extraordinario y los vecinos del pueblo más cercano eran invitados. El “piostre”* ejercía temporalmente de alcalde en estos actos. Un porrón con buen vino tinto corría de mano en mano y el ambiente era cordial en el concejo.

(*) Piostre: en mi pueblo, el encargado de llevar la cruz procesional. También se atribuye a la autoridad suprema de una Hermandad.

Las cruces que muestro en las fotografías corresponde a pueblo de Izana (Soria). He querido mostraros la versión original en color y otra como posiblemente se encuentre en algún arcón de algún vecino del pueblo.

01 mayo 2009

Celia, el último bucardo.

El último bucardo(*), Celia, murió en el año 2000. Una réplica clonada nació en Zaragoza tres años más tarde, pero sólo vivió 10 minutos debido a una afección respiratoria.
Y en la actualidad se puede contemplar, desde marzo del 2003, en el taller taxidermista de Zaragoza en donde fue disecado, a la espera de que el Gobierno de Aragón lo reclame. El cuerpo de la hembra de 53 kilos de peso que falleció en Ordesa continúa, años después, sin ser exhibido y sin saber cuál va a ser su destino. Se especuló con la posibilidad de que se integrara en la colección del Museo Paleontológico de la Universidad de Zaragoza o que volviera a Ordesa al centro de interpretación o de La Alfranca, en donde tiene su sede el centro de recuperación de la fauna silvestre.
"Para nosotros es un orgullo contar con su presencia, pero entendemos que el mundo también quiera ver esta pieza única, que de siempre ha despertado el interés de científicos y biólogos", explica Julián Causapié en su tienda-taller de taxidermia.
De hecho, los expertos que han querido estudiar el ejemplar --medirlo y fotografiarlo--, se han desplazado a este establecimiento. E incluso, en ocasiones, ha sido el propio Gobierno aragonés el que les ha remitido hasta allí cuando han preguntado por el bucardo disecado.
La iniciativa de exponer el ejemplar partió del propio Departamento de Medio Ambiente, que encargó el trabajo a este prestigioso taller taxidermista. Una decisión que llegó después de que el cuerpo congelado del animal fuese estudiado no solo en Zaragoza, sino en la Universidad de León, en donde permaneció cerca de un año.
En el taller Causapié se reconstruyó el cuerpo, que tenía múltiples huesos rotos por la caída del árbol que le provocó la muerte. Y el resultado ha sido una pieza rellena de cartón piedra y fibra de vidrio de 40 kilos.

* La cabra montés de los Pirineos (Capra pyrenaica pyrenaica Schinz, 1838), localmente llamada bucardo.

El taxidermista. Se define Taxidermia (del griego "arreglo o colocación de la piel en su sitio ") como el arte de disecar animales para conservarlos con apariencia de vivos y facilitar así su exposición y estudio. Si bien es una práctica que, comúnmente, se lleva a cabo con mamíferos, es utilizada de igual manera con otros grupos animales.
Los métodos empleados por los taxidermistas han mejorado notablemente durante el pasado siglo, haciendo posible así un estado del arte bastante avanzado. De este modo, sus practicantes pueden emplearse profesionalmente, por ejemplo trabajando para museos, o bien realizar su labor a nivel aficionado, como puede ser el caso de cazadores, pescadores, entusiastas de la afición, etc. Suelen poseer conocimientos técnicos en aspectos tan variados como la anatomía, la escultura, la pintura, la disección o el tratado de pieles para poder practicar este peculiar arte.