09 diciembre 2009

El Big Bang.

“¿Qué es la vida? ¿Cuál es su origen? ¿Cómo han surgido los seres vivos que nos rodean? La respuesta a estas preguntas entraña uno de los problemas más grandes y difíciles de explicar que tienen planteado las Ciencias Naturales. De ahí que, consciente o inconscientemente, todos los hombres, no importa cuál sea e nivel de su desarrollo, se plantean estas mismas preguntas y; mal o bien, de una u otra forma, les dan una respuesta. He aquí, pues, que sin responder a estas preguntas no puede haber ninguna concepción del mundo, ni aun la más primitiva.” (Alexander Oparin*)

En siete días Dios creo el mundo; el origen de la vida por generación espontánea o la abiogénesis, según los clásicos; Charles Darwin sugirió que la chispa original de la vida pudo haber comenzado en un “pequeño charco cálido”; el Big Bang o la teoría de la explosión que originó el universo... ¿Está claro? ¿Ya sabes de tus orígenes?... pues yo no.
Con esta fotografía experimental e inacabada he querido recordar este devaneo que venimos arrastrando, sin resolver, desde... ni me acuerdo, es mas, dudo si fue antes el huevo o la gallina.


(*)Alexander Oparin se graduó en la Universidad de Moscú en 1917. En 1924, comienza a desarrollar una teoría acerca del origen de la vida, que consistía en un desarrollo constante de la evolución química de moléculas de carbono en la sopa primitiva. La teoría de Oparin fue retomada por Stanley Miller, que puso en práctica el experimento que lograba crear materia orgánica a partir de materia inorgánica. En 1935, funda el Instituto Bioquímico RAS. En 1946, es admitido en la Academia rusa de las Ciencias. En 1970, es elegido Presidente de la Sociedad Internacional para el Estudio de los Orígenes de la Vida. Está enterrado en el Cementerio Novodevichy, en Moscú.