15 noviembre 2009

¡Cuidado, foto!

Buscado o no, que más da. Me gusta el resultado final y lo muestro. Y hace que me acuerde de cuando se hacen fotos “turísticas”. Casi siempre se cuela un extraño en la escena, y si no lo hace es por que hemos repetido la toma o por que alguien del grupo retratado ha dicho: ¡cuidado foto!

Confieso, el ciclista no se coló, esperé a tenerlo a tiro. Era el elemento que me faltaba como condimento en el instante matutino de un día cualquiera en el parque de la ribera de Ebro en su paso por Zaragoza. Aprovecho y digo: de un tiempo acá, los que residimos en esta ciudad podemos disfrutar de nuestro río y su entorno.