13 septiembre 2009

Un festín en casa ajena.

Festín: Festejo particular, con baile, música, banquete u otros entretenimientos. Banquete espléndido.
Dicen que el tamaño no importa. ¿Será verdad? “Chiquito pero matón”. A veces el tamaño de las cosas no es lo primordial para una acción. Cuando observamos en la naturaleza podemos comprobar como pequeños e incluso diminutos “bichitos” son tan voraces o más que otros seres de tamaño infinitamente superior. Estos seres diferentes a nuestra especie me recuerdan que en la nuestra hay muchos “rachiplusia”, que devoran todo lo que encuentran en sus andanzas urbanitas: árboles, jardines, bancos... Ojalá! Estos bándalos sufrieran la condena de la metamorfosis efímera. Quizás debí titular este comentario como: “Las plagas”


“Rachiplusia nu, conocida en el campo como isoca medidora u oruga medidora recibe este nombre por su particular forma de desplazarse sobre el cultivo, ya que solo posee tres pares de patas abdominales. Es un insecto extremadamente polífago. De gran voracidad, pudiendo consumir de 50 a 70 cm2 de hoja de girasol, respetando las nervaduras. Pueden citarse entre sus hospederos girasol, soja, alfalfa, trébol, en el verano pasa a hortícolas, como arveja, papa, tomate, poroto, zapallo, espinaca, alimentándose de hojas, brotes y flores y varias malezas. El adulto es una polilla que posee una expansión alar es de 28 a 34 mm. Posada muestra en el dorso del tórax un prominente mechón de escamas erizadas. Las alas anteriores son grisáceas con tonalidades castañas y con dos bandas mas claras hacia el extremo y una mancha plateada en el tercio inferior. El segundo par de alas es de coloración anaranjada. Los adultos, de hábitos nocturnos y crepusculares, depositan los huevos en forma aislada en ambas caras de las hojas, sujetos por medio de un cemento. A lo largo de su vida adulta de alrededor de 20 días la hembra coloca entre 70 y 1600 huevos. Estos son de contorno circular y planos, de 0,5 mm. de diámetro.”