01 septiembre 2009

La vendimia en el país de PLAYMOBIL.

¡Qué os voy a contar! Yo fui el primer sorprendido, cuando encontré mi jardín invadido por los PLAYMOBIL. Durante unos minutos no supe que hacer. Me quedé patidifuso, boquiabierto... en un sueño. Pude reaccionar lo suficiente para sacar mi cámara le la mochila y disparar, disparar, disparar fotografías hasta agotar la memoria de mi tarjeta. Todo para poderos hacer partícipes de aquella escena de ensueño. Estos diminutos seres emergidos de otro mundo, estaban tan afanados robando mis uvas que ni se apercibieron de mi presencia. No quise llamar les la atención por miedo a despertar del sueño.

El destello del flash cegó mis ojos, y al volver a ver, mi semblante se tornó en tristeza, al comprobar que todo era puro teatro. Era el fruto de una idea plasmada en realidad con al ayuda de mi cámara de fotos y los muñecos de mi sobrino Santiago.