21 septiembre 2009

La Catedral. Los Monegros IV.


Al caminar por estas tierras, es fácil dejarte llevar por la alucinación de la imaginación en el recuerdo de las formas, hasta lograr fundir en el telón de la retina imágenes de otros lugares con la presencia emergente de una mole de piedra y tierra roídas por los elementos. No me ha sido difícil abrazar dos monumentos distinto y lejanos, en la presencia de mi recuerdo: La torre de la catedral del Burgo de Osma, en Soria, emerge de un turgente torrollón monegrino, en una transformación lenta.