15 agosto 2009

Peligro de incendios. El monte se quema.

Cuentan que cuando vinieron los romanos a la Iberia, una ardilla podía atravesar de árbol en árbol nuestra piel de toro, desde el cabo de Gata al de Finisterre. No se la base científica de este dicho, y si en aquel entonces existirían zonas como Monegros, pero lo que al ritmo de incendios que vamos año tras año, nuestros bosques dejaran de existir tal como los conocemos. Se de lugares en los que sus montes de pinares (zona de Vinuesa en Soria, por ejemplo) están más limpios que cualquier parque de los que podemos en contar en las ciudades. En otros aún pastorean los rebaños de ovejas y cabras, se llama al pueblo a “hacenderas”* para hacer limpias en el monte y recoger la leña, dejando el bosque limpio de maleza. Esto evita en gran medida el riesgo de incendios. Estos días he disfrutado mucho de la naturaleza, pero se me viene el cielo encima cuando se ven los restos de un incendio devastador... y más cuando te enteras que ha sido provocado o por negligencia del hombre. El monte es el futuro de la subsistencia de nuestro planeta, respetémoslo y hagamos que los demás también los respeten.

El las fotografías se ven las huellas de un incendio que hubo hace poco tiempo en una zona de pinares cerca de Zaragoza.


(*) Hacenderas: El ayuntamiento del lugar convoca y reúne a sus vecinos con el fin de realizar diversas tareas en zonas comunales, montes, caminos, etc. para el bien del municipio. Se hacen todavía en pueblos como Valdeluviel en Soria.