16 agosto 2009

Olga Bernad. Girasol al viento.

Girasoles al viento es la primera impresión fotográfica que grabó mi retina en el cliché de mi mente. No llevaba mi cámara de fotos en el encuentro, que junto con Mª Teresa, tuve ayer por primera vez con Olga Bernad, y por este motivo el retrato fotográfico quedará para un futuro rato de tertulia. Olga es jovial, alegre, amable, dicharachera y su boca no deja de manar palabras, que construyen frases para que hacer de la tertulia un espacio sin pausa en el tiempo, teniendo que aprovechar el resto de los contertulios un instante de su respiro, para poder hacer contraste con su discurso. Hace poco que vi un girasol pleno de contenido y agitados su pétalos por el viento, sentí que luchaba por mantenerse erguido y mostrarme toda su belleza dorada. Olga, si en sus poemas nos muestra su belleza interior, ayer pude por primera vez contemplar como su presencia irradia por doquier belleza y simpatía. Intentaré que la luz de mi flash ilumine con luz dorada sus cabellos para poder dar razón a mi primera impresión cautiva.

Olga Bernad es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza. Su poesía se agrupa en dos libros: Caricias perplejas, actualmente en prensa, y cuya publicación está prevista para el próximo septiembre, y En el último mayo en que fui cierta, poemario en construcción. Es autora de la novela Andábata. Mantiene el blog Caricias perplejas, donde publica prosas y versos, y ha colaborado con la página web de DVD Ediciones.

No vendo mi alma al diablo por la gloria
que persiguen discípulos más débiles,
ni regalo un minuto de mis sueños
por poderlo contar.

Algo distinto y nuevo me envilece:
mi corazón por una galopada,
ver esta tierra desde tu montura
y saberlo contar.*

(*) de Caricias perplejas, actualmente en prensa)