10 junio 2009

San Juan de Busa. Iglesias del Serrablo I

La comarca del alto Gállego, durante los siglos centrales de la Edad Media, fue prolífera en la construcción de numerosas iglesias en lo que hoy denominamos arte románico del Serrablo. Estas iglesias son generalmente pequeñas, de una nave y ábside semicircular.
Os iré mostrando algunas. Quiero comenzar por la que siempre ha sido mi predilecta.
San Juan de Busa con su forma de “naveta” se hace destacar en medio de un paisaje lleno de naturaleza.

La iglesia de San Juan Bautista de Busa, se sabe que fue mandada construir por Ramón Guillén entre 1060 y 1070.
El estilo constructivo es el típico del románico del Gállego: Iglesia de una sola nave, rematada en ábside de tambor con presbiterio atrofiado muy marcado al exterior, al estar rehundida la separación entre él y la nave.
La puerta de ingreso a la nave, enmarcada en un alfiz rehundido, está formada por dos arquivoltas doveladas en degradación; de las cuales, la interior, tiene sus impostas salientes y biseladas, constituyendo un falso arco de herradura.
En la arquivolta superior, una decoración de palmetas continuas; rara e infrecuente en el románico del Gállego, una de cuyas características es la ausencia de decoración gráfica o escultórica. Para Enríquez de Salamanca, es una inscripción en caracteres cúficos que reza: "la ilaha illa Allah": "No hay (otro) dios que Dios"; lo que no deja de ser chocante tratándose de un templo cristiano.

Decoran la cabecera cinco arcuaciones lombardas sobre lesenas, erigidas sobre moldura tórica y rematadas por el emblemático friso de baquetones corriendo entre otras dos molduras tóricas, Un ventanal alargado centra el ábside. Su constructor, con técnica aprendida en San Pedro de Lárrede, la aplicó en esta iglesia; pero con evidentes limitaciones. No se atrevió a cerrar las bóvedas de ábside y nave con piedra, por temor al desplome; y la solución fue prolongar "en quilla" el cilindro absidal para cubrir todo el edificio con tejado a dos aguas.

En el hastial occidental una preciosa ventana rehundida de tres vanos, formada a base de dos fustes cilíndricos y tres arcos de herradura; viene a constituir el "santo y seña" del mozarabismo del Gállego.

Bibliografía:
Antonio García Omedes
Amigos de Serrablo