07 mayo 2009

¿Un trago de vino?. Si, en bota por favor.

Si te gusta el vino, bebe en bota, déjate de refinadas copas de cristal. Bueno “lo cortes no quita lo valiente”, bebe en el recipiente que quieras, pero te puedo asegurar que beber vino de una buena bota es un placer y un arte. Placer el que provoca el líquido elemento sobre el paladar salpicando sus esencias por toda la boca en una refrescante sensación. Arte por que hay que saber hacerlo; hay que coger la bota con elegancia y alejarla lo suficiente de la boca para que el chorro de vino sea comedido y preciso. Recuerdo que mi padre hacia incidir este sobre su bigote para que luego discurriera hacia su boca, ¡que arte!. Me gusta el vino y cuando se tercia bebo en bota.

“La bota de vino: Es un recipiente típico español con forma de gota o lágrima, generalmente de cuero (las mejores son de piel de cabra) que por dentro van recubiertas de pez y por fuera cosido. Su principal empleo es el de poder beber vino a través de él. Al igual que los odres o corambres se emplea principalmente para guardar y mantener fresco el vino, preferiblemente seco. A diferencia que son más pequeñas que estos, (por lo tanto se transportan con mayor facilidad) y de ellas se bebe directamente, inclinándola al tiempo que se aprieta su parte inferior.” Wikipedia