11 mayo 2009

Gotas de vida.

La lluvia es vida para nuestro planeta, para todo lo que el encierra en su conjunto de seres distintos pero iguales en lo esencial: el agua. Una gota de agua es parte de nuestra existencia.


Antes, durante y después de una tormenta son instantes mágicos para nuestra cámara. Tenemos que ser prudentes y precavidos si queremos hacer fotografía antes y durante una tormenta. Utilizar la protección adecuada para nosotros y nuestro equipo. Cuidar de no llevar objetos que puedan atraer rayos y nunca cobijarse bajo los árboles. Los resultados pueden ser espectaculares. Después de una tormenta la calma vuelve al paisaje, los colores de las cosas y objetos mojados por la lluvia se avivan. Nos encontraremos con un sinfín de detalles que podemos capturar. Las gotas de agua sobre las plantas, sobre flores y hojas nos permitirán hacer fotografía de detalles llenos de contrastes, color y vida. Si dispones de un objetivo macro este es el momento de utilizarlo. Con un gran angular podrás hacer estupendas fotos del paisaje lavado y listo para la ocasión. Sal al campo y disfruta con respeto de la naturaleza.
Para hacer esta fotografía he utilizado un objetivo macro de 90 mm, sobre trípode. Las gotas de lluvia están sobre la hoja y las adivinamos por trasparencia de la hoja de madreselva desde abajo.