18 mayo 2009

“Cipsela” de diente de león. Estudio.

Ayer encontré en mi jardín una “cipsela” que es el fruto del diente de león. La corté con cuidado y de decidí hacer algunas fotos en el estudio. Para hacer esta fotografía he utilizado una objetivo macro (90 mm.) y dos flashes portátiles; uno a las 10 para iluminar la cipsela y otro a las 12 que da luz por detrás al fondo.

“Taraxacum officinale” la achicoria amarga, con flor amarilla, conocida como diente de león, es una especie botánica de planta con flor de la familia de las asteráceas. Considerada por lo general una mala hierba, sus hojas se consumen en ensalada, y se le han atribuido numerosas propiedades medicinales.
Esta planta vivaz, anual y perenne con raíz primaria y roseta basal, No suele alcanzar más de 40-50 cm. Tiene hojas alternas, sin peciolo diferenciado, pinnatiparidas con lóbulos en forma triangular de márgenes dentados y agudos. Pedúnculos de la inflorescencia huecos. Flores hermafroditas de un color amarillo dorado que la hacen fácilmente identificable. Corola en lígulas terminada en cinco pequeños dientes. El fruto es una cipsela o aquenio con vilano.
Se encuentra fácilmente en los caminos, pastizales, prados, siembra directa, y sobre todo en jardines, tanto que es considerada mala hierba o "maleza", por los jardineros.
Es una planta depurativa, indicada para purificar el organismo de elementos tóxicos. Puede actuar en el hígado, riñón y la vesícula biliar, y con su efecto diurético evitar la aparición de piedras en el riñón. También es un tónico digestivo contra el estreñimiento y la resaca de alcohol. Para uso tópico es eficaz para limpiar la impurezas de la piel, acné, urticaria.
Es una de las principales especies de flora de interés apícola en las praderas, las abejas visitan sus flores indefectiblemente, entregando muy buena cantidad de néctar y polen. Wikipedia