10 abril 2009

Semana Santa. Viernes Santo.

“En los oficios del día se conmemora de una manera sobria y solemne la Pasión de Cristo. Se lee el relato completo de la Pasión según San Juan, en cuya lectura participan varias personas. Luego tienen lugar las peticiones, hechas hoy de manera solemne por la Iglesia, el Papa, los clérigos, fieles, gobernantes e incluso por los no católicos, los judíos y los ateos. Después tiene lugar la veneración del Árbol de la Cruz, en la cual se descubre en tres etapas el crucifijo para la veneración de todos. Terminada esta parte, se procede a distribuir la Comunión a los fieles con las Sagradas Formas reservadas en el monumento el día anterior (Jueves Santo). El Viernes y el Sábado Santos son los únicos días del calendario litúrgico católico donde no se celebra la Misa (la Eucaristía), como luto por la muerte del Señor.”

Para este día os muestro dos fotografías de Xtos. crucificados procesionales de Zaragoza, al ser para mí el símbolo más significativo del Viernes Santo. La primera foto corresponde al paso de la Cofradía de la Exaltación de la Cruz, teniendo como fondo a la Catedral de La Seo. La segunda es el crucificado que procesa la Cofradía del Silencio, y está tomada en el interior de la maravillosa iglesia de San Pablo en el barrio del Gancho en Zaragoza, momentos antes de salir la procesión.

No puedo dejar de mencionar la "Rompida de la Hora" (tamborrada), declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, a las 12 del mediodía del Viernes Santo. Congrega a miles de personas, tambores y bombos, que rompen el silencio con el estruendo de estos instrumentos, en la localidad aragonesa de Calanda.
Siento no tener una foto de tan espectacular acto. Otrota será, Dios mediante.