07 abril 2009

Semana Santa. Lunes Santo.


"A media mañana, luego de dormir en el pueblo Betania, en la casa de Lázaro, Marta y María (sus mejores amigos), Jesús sube andando a Jerusalén, ubicada a unos cuatro kilómetros. El hambre hace que se detenga en medio del camino. Se acerca a una frondosa higuera, la cual a pesar de estar llena de hojas, no había higos, entonces la maldijo, por no tener frutos, causando su sequía. Al llegar a Jerusalén, se dirige hacia el templo y lo encuentra lleno de comerciantes y vendedores haciendo negocios. Los echa del templo, diciendo que es un lugar sagrado de oración y que se debe tratar con respeto. Por la tarde pasa por el monte de los olivos en el camino de vuelta a Betania "