21 febrero 2009

Bodegón. La huerta del abuelo.

Comer sano, comer natural es salud. Quien haya vivido o viva en un entorno rural sabe lo importante que es el huerto familiar para la alimentación diaria. Mis abuelos tenían huerto, mi padre se entretiene en la actualidad con un pequeño huerto de mi hermana. En los huertos todo está organizado: las lechugas, los tomates, las judías, las cebollas, los ajos, las coles o berzas... Hay hortalizas que coinciden en el tiempo y otras dejan paso a las siguientes. Nunca faltan productos frescos que llevar a casa. Son los duros meses de invierno cuando el huerto está mas triste. De esto quien mejor nos pude ilustrar es el amigo Santiago Bartolomé, hombre culto y sabio en las cosas del campo.
Cuando voy al supermercado me da mucha rabia no encontrar productos frescos y sabrosos como los del huerto. Lo tomates, por ejemplo, no saben a nada... ¿Este es el precio de los tiempos modernos? Os dejo, que tengo que llamar a mi Padre para saber si me ha traído algo del huerto.

Por cierto, espero os guste el bodegón. Es un ejercicio del curso de fotografía publicitaria (bodegones) que como sabéis estoy realizando.