29 enero 2009

San Valero, “ventolero y rosconero...”

Hoy, 29 de enero, en Zaragoza estamos de fiesta, es San Valero. Fue Obispo de Zaragoza (siglo IV), maestro de San Vicente Mártir y confesor de la fe cristiana. Es el santo patrón de la ciudad de Zaragoza, en la cual se veneran sus reliquias desde el siglo XII. Es tradicional la degustación de roscones. Rosconero y ventolero, pues es habitual que en este día el viento azote con intensidad. Este año el dicho no se ha cumplido, reina la “calma chicha” y luce el sol. Es un buen día para pasear por la ciudad y visitar las dependencias municipales, museos... “Día de puertas abiertas”.

Como novedad y de interés para los ciudadanos, por la polémica que conlleva desde que fue adquirido a la “Iglesia”, es el edificio del Antiguo Seminario Metropolitano de Zaragoza. Este albergará “en una moderna Ciudad Administrativa Municipal concentrando las múltiples dependencias municipales en un centro único, lo que permitirá modernizar la gestión del Ayuntamiento y ofrecer un servicio más cómodo y ágil para los ciudadanos.” Las colas para visitarlo parecían repetir el efecto ExpoZaragoza2008 y daban la vuelta por dos de sus fachadas.

He de decir que nos ofrece una sensación moderna y sobria, pese a las polémicas. Modernos, amplios y confortables espacios para el desarrollo administrativo. Destacar el despacho del Señor Alcalde, en estos momentos Juan Alberto Belloch. Sencilla su decoración con la impresión de estar inacabada; muebles en color totalmente blanco, recuperados de la exposición internacional. Sin embargo lo que hace destacar a esta dependencia es su ubicación en el “torreón” del edifico tras el gran rosetón. Este elemento decorativo y funcional, da luz al habitáculo, le concede un aire de elegancia entre lo antiguo y lo moderno, como el que tienen nuestra ciudad de Zaragoza.

“El Seminario Metropolitano de Zaragoza es una pieza arquitectónica relevante de la ciudad. El edificio, de enorme tamaño, se comenzó a construir en 1945 en una parcela próxima a la vía de circunvalación que cerraba el perímetro de la ciudad según su proyecto urbanístico de entonces, el anteproyecto de Ordenación de Zaragoza de 1943. Al situarse en sus proximidades, desde el principio fue llamado Seminario de Casablanca, para diferenciarlo del existente en la Plaza de la Seo.”