17 enero 2009

¿Londres?... No, Zaragoza.

La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos que se producen en el valle del Ebro. Entendemos por niebla a una nube muy baja, que dificulta más o menos la visión según la concentración de las gotas que la forman. Cuando se halla diseminada en una superficie forma los bancos de niebla. La mayor parte de las nieblas se producen al evaporarse la humedad del suelo, lo que provoca el ascenso de aire húmedo.

Llevamos ya unos cuantos días con niebla en Zaragoza. Ayer, a media tarde, esta comenzó a ser cada vez más intensa o “espesa”, incluso no permitiendo ver a más allá de unos metros de nuestros pasos, sobre todo en las orillas del Ebro. Sin pensármelo dos veces cogí mi cámara y salí con la intención de capturar el ambiente de la niebla sobre el paisaje y paisanaje de la ciudad. Las condiciones para la fotografía eran adversas , poca luz e iba sin trípode. Sin embargo me pude recrear en un mar de sensaciones, tamizadas por la espesa niebla, la oscuridad producida ante la ausencia de luz y la luz velada, que producían las hileras de farolas sobre las líneas dibujadas por los paseos paralelos al cauce del río.

¿Londres?... No, Zaragoza. El Pilar a la derecha.