31 enero 2009

Hermosa naturaleza.

¡Pobres locos! Que así os llamó Cervantes,
os proponéis destruir los molinos y el mundo con vosotros
donde no quedarán flores, caminantes ni caminos,
sólo el polvo de muerte de átomos.

Ese mar que ya viste de luto
con las franjas ennegrecidas de petróleo
as una señal, que él nos avisa
algo fúnebre que se acerca hacia nosotros.

Y aún seguís almacenando en sus entrañas
Miles de bidones de veneno mortuorio
Para que un día reviente y resucite
Y de continente a continente
Todos los mares serán un cementerio frío y solo.

Cementerio será nuestro planeta
De millones de inocentes bajo el lodo
¡Rica naturaleza! ¡maltratada! ¡Ay!, pobres de nosotros
¡pobres locos!

3 de marzo de 1983

Juan Anubla.
Poeta.