31 diciembre 2008

Adiós 2008.

Ocaso, día CCCLXVI, año MMVIII. Lo que ya no se haya hecho, tendrá que esperar para el año nuevo. Como dice la Mercedes Milá, cerramos los teléfonos. ¿Cómo lleváis el balance?. Yo os puedo decir, que para mi 2008 ha sido un año de transición, quizás un poco “soso”. La familia bien, gracias. El trabajo regular, crisis. La fotografía ha sido lo mejor de este. He realizado mucha fotografía. La exposición Internacional de Zaragoza ha sido objetivo clave, a sí como la foto de estudio. Quiero destacar como el momento o los instantes más intensos, en fotografía, los vividos en la azotea de la Torre del Agua en la noche de la clausura de la muestra durante el espectáculo de los fuegos de artificio. En este blog os he ido mostrando algunas cosas, otras están por venir y son proyectos para este nuevo año. He conocido gente, los amigos del Círculo Fotográfico de Aragón, con los que me embarco en nuevos proyectos fotográficos y en compartir nuevas experiencias en fotografía. Hay en mi agenda otros fotógrafos de Zaragoza, con los que también he podido intercambiar ideas y con los que espero afianzar lazos de amistad. Feliz 2009.

Hora tras hora, día tras día,
Entre el cielo y la tierra que quedan
Eternos vigías,
Como torrente que se despeña
Pasa la vida.
Devolvedle a la flor su perfume
Después de marchita;
De las ondas que besan la playa
Y que una tras otra besándola expiran
Recoged los rumores, las quejas,
Y en planchas de bronce grabad su armonía.
Tiempos que fueron, llantos y risas,
Negros tormentos, dulces mentiras,
¡Ay!, ¿en dónde su rastro dejaron,
En dónde, alma mía?
Poemas del Alma.
Rosalía de Castro