10 noviembre 2008

El Moncayo. Otoño III.

Hoy la tierra y los cielos me sonríen,
hoy llega al fondo de mi alma el sol,
hoy la he visto... La he visto y me ha mirado...
¡Hoy creo en Dios!

RIMA XVII
Gustavo Adolfo Bécquer

Mons Caius, El Moncayo es espacio natural protegido, rodeado siempre de un halo de misterio y leyenda. Constituye un enclave natural de singular valor, ubicado entre la meseta castellana y el valle del Ebro. La altitud, con el Pico Moncayo o San Miguel es de 2315 m. Isla de diversidad para la vida, con especies propias de ambientes húmedos en su cara norte, mientras que en su cara sur aparece el mundo mediterráneo en todo su esplendor. En sus laderas, se diferencian casi a la perfección la sucesión de la vegetación a medida que se asciende en altura. También destaca por sus espectaculares paisajes, como las cumbres y circos glaciares, las imponentes muelas calizas, los barrancos y valles fluviales. En la base de la montaña se encuentran carrascales y, siguiendo en altitud, aparecen especies caducifolias como el rebollo, mientras que en las cumbres y circos se encuentran pequeñas plantas rastreras como el enebro rastrero, sabina rastrera o piorno. Especial importancia tiene el hayedo, uno de los más meridionales de Europa. También aparecen especies propias de climas más norteños, como los robles Quercus robur y Q. petraea, de escasa presencia en Aragón.

En las zonas altas son frecuentes la alondra, collalba gris, bisbita alpina o tarabilla común. En los matorrales domina el pardillo común, escribano montesino, mosquitero papialbo y petirrojo. Este último, junto al arrendajo, son las aves más frecuentes en las zonas arboladas. En los bosques de frondosas el petirrojo sigue siendo el ave más abundante, junto a especies como el mito, carbonero común, herrerillo común o mirlo. Sobrevolando las zonas altas se pueden ver abundantes buitres leonados, así como algún alimoche, cernícalo común, culebrera europea o águila real, mientras que en zonas más bajas puede observarse águilas calzadas o ratoneras. En cuanto a anfibios y reptiles, es posible encontrar tritones jaspeados y palmeados, luciones, culebras de agua y culebra de escalera o víbora hocicuda. Entre los mamíferos, el jabalí y el corzo son los más significativos, junto con zorro, garduña, gineta, gato montés, erizo y varias especies de ratones, musarañas y topillos.