01 noviembre 2008

El día de todos... santos y pecadores.

Nunca pasa desapercibido. El día de todos los Santos siempre se hace notar en nuestros pueblos y ciudades. Últimamente mezclado con eso que llaman “Halloween”, que es una fiesta proveniente de la cultura céltica que se celebra principalmente en Estados Unidos. Paradojas de la historia, el país que más ha copiado de otros y ahora si no es nuestro referente, parece que no somos nadie. Craso error. Nosotros en mi pueblo, antes de saber de la existencia de Mister Marshall, ya hacíamos eso de la calabaza iluminada y buenos sustos nos daban. A la luz del candil y el calor de la lumbre cuantas historias, que siendo chico, te aterrorizaban. El negocio y el recuerdo por los nuestros también se mezclan en estas fechas, pero eso vamos a dejarlo por hoy.


Quiero recordar (recuerdo a muchos seres queridos) en este apunte a la mujer sencilla y amada por el poeta y su poesía. Leonor Izquierdo Cuevas de Machado.

Una noche de verano
--estaba abierto el balcón
y la puerta de mi casa--
la muerte en mi casa entró.
Se fue acercando a su lecho
--ni siquiera me miró--,
con unos dedos muy finos,
algo muy tenue rompió.
Silenciosa y sin mirarme,
la muerte otra vez pasó
delante de mí. ¿Qué has hecho?
La muerte no respondió.
Mi niña quedo tranquila,
dolido mi corazón,
¡Ay, lo que la muerte ha roto
era un hilo entre los dos.

*********
Señor, y me arrancaste lo que yo más quería.
Oye otra vez, Dios mío, mi corazón clamar.
Tu voluntad se hizo, Señor contra la mía.
Señor, ya estamos solos mi corazón y el mar.

Antonio Machado

En las fotografías Camposanto de Soria y tumba de Leonor, dentro de este.