07 noviembre 2008

Borraja de primero, buen menú.

Borago officinalis. La Borraja es una planta robusta que puede llegar a crecer más de tres palmos de altura, posee una raíz profunda. Nace en otoño y en primavera fructifica y muere, toda la planta está cubierta de una especie de pelos blancos, muy tiesos casi punzantes. Las hojas son oscuras y muy rugosas, como abolladas y están sostenidas por un grueso y largo rabillo, las inferiores muestran en su envés unos gruesos nervios. Las flores forman ramilletes muy erizados de pelos y de un precioso color azul.”
“La planta se cultiva con mucha facilidad, por regla general en el mes de abril, siendo recolectada tras las primeras lluvias otoñales, cuando se recolecta suele cortarse las hojas basales para ser empleadas como verdura, las flores se recolectan más adelante. Normalmente en las huertas donde se ha plantado, ella misma se resiembra. Las flores se recolectan en primavera en un día seco y su desecación ha de ser rápida.”
Son muy estimadas gastronómicamente en Aragón, cocidos los tallos con patatas, y Lérida, empleándose para comer las hojas (cocidas en salmuera), siendo las mejores para su consumo las inferiores y los tallos. En Mallorca se hacen buñuelos de viento de muy agradable sabor. En algunas ocasiones las flores de esta planta se pueden emplear en ensaladas. Es considerada verdura de lujo, fina y de sabor delicado.”
“Propiedades: la planta es sudorífica y diurética, para beneficiarse de las propiedades sudoríficas se emplean las flores que se toman en infusión, las hojas en decocción se emplean para provocar la diuresis (a veces se solía dar a los enfermos con agua con sal como si fueran espinacas) y como emplastos como emolientes.”
Ref.: Wikipedia.