17 octubre 2008

Ofrenda de flores. Fiestas del Pilar 2008.


Ofrenda de Flores que tiene lugar a lo largo del 12 de octubre, el día del Pilar. Es sin duda el acto de mayor arraigo popular. Desde muy temprano numerosos aragoneses y gentes de otros lugares de España y del Mundo ataviados con sus trajes típicos regionales se convierten en un río multicolor que fluye hasta desembocar a los pies de la Virgen y con su aluvión de flores crear un colorido manto.



“Los antecedentes de la Ofrenda hay que buscarlos en los años cuarenta del siglo XX, en los que el Camarín de la Virgen se adornaba los días de las fiestas. Claveles, rosas y nardos perfumaban la Santa Capilla. Pero es en 1958 cuando el concejal de fiestas Manuel Rodeles introdujo en el programa un acto popular y de participación, semejante a las ofrendas florales que se celebran en el Levante español.

Durante las dos horas que duró aquella primera edición desfilaron unas 2.000 personas.Para esta primera Ofrenda, en la que se situó una réplica de la Virgen en la fachada principal del templo, el Ayuntamiento adquirió en Tortosa varios miles de claveles. En 1960 ya se considera "tradicional". En 1964 es motivo principal de las portadas de los extraordinarios de la prensa. Ese año la cifra de flores que aportó el Ayuntamiento fue 8.000 docenas de claveles; el año siguiente, más de 5.000 personas (la mayoría mujeres y niños) y más de 12.000 docenas de ramos dan idea del la fuerza de arraigo de esta actividad.
Sin duda el éxito de la Ofrenda de Flores contribuyó a que las del Pilar fueran declaradas en 1965 "Fiestas de Interés Turístico NacionalCon la llegada de los Ayuntamientos democráticos, la Ofrenda de Flores, que para entonces ya era el paradigma de la tradición de las Fiestas del Pilar, se reinterpretó como un acto de reafirmación de la identidad aragonesa, con el compromiso de participación por parte de una inmensa mayoría de zaragozanos, como muestra que en 1980 más de 50.000 ciudadanos participasen en ella.


En 1998, el cineasta Bigas Luna, gran conocedor de la fiesta y la ciudad, animó a cambiar la ubicación a otro ángulo de la Plaza del Pilar y el resultado fue más que satisfactorio. La Virgen se situó en el centro de la bandeja de la Plaza, con lo que la Ofrenda ganó es espectacularidad y en superficie de manto: la superficie que se teje de flores tiene 55 metros de profundidad, 18 de anchura y más de 15 metros de alto.La Ofrenda ha seguido creciendo con un ritmo constante: en contraste con los 2.000 participantes del año 1958, al comenzar el siglo XXI cálculos serenos cifran una afluencia de 25.000 oferentes a la hora, durante las ocho que dura el ininterrumpido desfile, que depositan alrededor de siete millones de flores.”
"La cruz de Lorena (cruz roja de doble barra) es el símbolo mundial de la lucha antituberculosa desde octubre de 1902 y es por lo que se eligió para ser ofrendada, en la Ofrenda de flores del día del Pilar, desde el entonces Sanatorio Antituberculoso, llamado "El Cascajo", hoy Hospital General Royo Villanova.
Está confeccionada con claveles rojos, y se engarza en el manto que previamente ha sido tejido con claveles y gladiolos blancos. El origen de esta tradición está ligada a la Ofrenda desde sus primeros años: uno de los enfermos que se encontraba ingresado en este hospital, recibía asiduas visitas de un alto funcionario del Ayuntamiento de Zaragoza, de sus charlas, a las que se unía el Dr. Val Calvete, que era el responsable directo de la atención a este enfermo, surgió la idea de que en la ofrenda de flores del Pilar, el Hospital ofreciese a la Virgen, la Cruz de Lorena."