09 octubre 2008

Alambradas.


Estamos en un mundo lleno de alambradas. Unas son visibles a nuestros ojos y otras a nuestro corazón. El dolor que producen no tiene distinción. ¿Por qué nos empeñamos en seguir construyendo alambradas?. El hombre con las alambradas no solo delimita el espacio, sino también su individualidad. Creo que el hombre es nómada por naturaleza y las alambradas de la riqueza, del acomodo, del sectarismo, del racismo, de la intolerancia, del egoísmo... han hecho un mundo lleno de fronteras y limitaciones para unos, los más.


¡Ojos que a la luz se abrieron
un día para, después,
ciegos tornar a la tierra,
hartos de mirar sin ver!
Antonio Machado. PROVERBIOS Y CANTARES - XII