29 septiembre 2008

Viaje en globo


Con lo que están de moda las ***terapias (aromaterapia, cromoterapia, vino-terapia... y otras cuantas más pamplinas, algunas, pues la gente ya no sabe que inventar), y que no se esté vendiendo la globo-terapia. Viajar en globo es la mejor de las terapia para el cuerpo y el espíritu, creedme. La aerostación es la forma más antigua de volar, una de esas experiencias que se deben probar alguna vez en la vida. Al dicho, de plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo, hay que añadirle viajar en globo.
“El mismo Leonardo da Vinci ya había diseñado distintos artefactos voladores. El primer globo fue fabricado por los hermanos Montgolfler en 1.782. Los dos primeros pasajeros fueron un pato y una oveja. El 21 de noviembre de 1.783 Pilatre de Roziers y Arlandes fueron los primeros hombres que consiguieron volar por primera vez en un globo de aire caliente. La hazaña les llevó a una distancia de 1.000 m. en 28 minutos.”
Desde aquel vuelo realizado por los hermanos Joseph y Etienne Montgolfer, hasta nuestros días el globo no ha variado la esencia de su vuelo. Únicamente, la tecnología y los nuevos materiales empleados en su construcción y las modernas técnicas de pilotaje, hacen de su empleo una forma mucho más segura y confortable. Aún a pesar de los veloces tiempos que vivimos, los globos siguen manteniendo inalterable su sensación de serenidad y su espíritu aventurero.” Una experiencia tranquila.