11 septiembre 2008

Concierto de campanas. Zaragoza

He de decir antes de nada, que el sonido de las campanas es uno de mis preferidos. De chico me gustaba tocar las campanas de mi Pueblo. El "campanillo", era "pan comido", lo volteábamos con facilidad. Y dicho esto, antes de ayer, hubo en Zaragoza un concierto de campanas. Mira si se le dio importancia, que hasta el Señor Alcalde lanzó un bando (en otros tiempos habría sido pregonado por el alguacil, hoy por los medios de comunicación): "Zaragozanos, zaragozanas, amigos de otros lugares que visitáis nuestra ciudad... ...quiero invitaros a todos a abrir puertas y ventanas, a salir a la calle, a asomaros a terrazas y azoteas. Esta noche, a partir de las 21,30 horas, el Centro Histórico de Zaragoza, desde la Plaza del Portillo hasta la Plaza de San Miguel, desde la Arboleda de Macanaz hasta el Coso, se llenará de música en un concierto irrepetible al que todos, sin excepción, estamos invitados. "


El concierto corrió a cargo del musicólogo y compositor Llorenç Barber. Tomaron parte casi 200 músicos, entre campaneros y tamborileros, que interpretaron la obra "Salduie", compuesta especialmente para esta ocasión. Lástima que el acto fura deslucido por la impresionante tormenta. A veces hay cosas que no comprendes: Por qué a la hora de propagación de una música celestial aparece una tormenta divina?; Por qué cuando te invitan a poder subir al campanario para recoger el testimonio gráfico de tal evento, el campanero cierra mal la puerta impidiendo el acceso a la torre? (Hecho que me sucedió en la Iglesia de San Miguel de los Navarros, de la que os dejo esta foto.)