19 agosto 2008

Gota, en el instante justo...


Esto es una ilusión. Una gota no se puede detener. La vida es flujo constante. Vida tras la muerte, renacer. Gota a gota nacen los ríos, existen los mares. Gota a gota es razón de nuestra existencia. Gota a gota hacemos amigos...
Interior de la Torre del Agua. Edificio abanderado de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008. Nos podemos recrear con infinitos puntos de vista, este es uno. A modo de encrucijada de caminos, subimos y bajamos por rampas helicoidales. Desde estas se contempla constantemente la famosa gota de agua en el instante de su expansión o “explosión”.
Dicen: “representa el momento dinámico en el que las fuerzas que actúan sobre una gota la dividen en una infinidad de gotas más pequeñas que salpican. En el diseño y la ejecución se combinan arte, medios de comunicación, ciencia, ingeniería y tecnología. La forma de esta obra se elaboró utilizando programas informáticos de modelado avanzado que permite predecir y recrear la compleja geometría de la dinámica de fluidos. Esta gota representa el agua como fuerza, energía y posibilidad de vida, incluso a una escala tan pequeña como la de una insignificante gota.”