13 agosto 2008

...después de un día agotador...


Visitar la Exposición Internacional de Zaragoza 2008 puede ser agotador. Mucho por ver y muchos son los que lo quieren ver. Hileras enormes y serpenteantes para los pabellones que han creado fama de ser los más interesantes. Calor, calor y calor. Saturación del cuerpo y la mente. Hay quien lo sabe hacer bien. Cuando llega la noche se refugian en las terrazas de los pabellones y tendidos sobre el césped a la luz de una farolas descansan y comentan lo duro que ha sido el día... Vivir con sosiego, vivir despacio. Para tomar nota.