21 octubre 2014

El bosque en celo. Boletus edulis

Si la berrea es el sonido del estado “en celo” entre ciertos animales que habitan los montes de Soria, se podría decir que la eclosión de los hongos sería el signo para la vista de este efímero estado, preliminar, para una inminente fecundación del bosque.


Son los boletus, entre los hongos, con sus formas fálicas los que mejor reflejan esta fase de tránsito hacia un largo letargo para nunca faltar, tras la próxima berrea, y volver a mostrar toda su belleza entre el tapiz verde del monte de pinos.

09 octubre 2014

Fiestas del Pilar 2014. Un beso, la mejor ofrenda.

Zaragoza se aísla de virus y de los incompetentes que dicen gobernarnos, para que sus vecino y foranos disfruten de unos días festivos.
Las fiestas del Pilar se notan en la calle. Rincones repletos de actividades lúdicas en un devenir ajetreado de multitud.
Pese a todo, el clímax sigue siendo y será per saecula saeculorum, las ofrendas de flores y frutos a la patrona y protagonista de estos días laicos y religiosos. Esta pareja ya nos anunciaba que el beso sería el lema de disfrute para las fiestas de este año.
¡Qué mejor ofrenda que un beso!

26 septiembre 2014

La zorra y las uvas


“Es voz común que a más del mediodía
en ayunas la Zorra iba cazando.
Halla una parra, quédase mirando
de la alta vid el fruto que pendía.
Cansábala mil ansias y congojas
no alcanzar a las uvas con la garra,
al mostrar a sus dientes la alta parra
negros racimos entre verdes hojas.
Miró, saltó y anduvo en probaduras;
pero vio el imposible ya de fijo.
Entonces fue cuando la Zorra dijo:
"No las quiero comer. No están maduras". 
No por eso te muestres impaciente
si se te frustra, Fabio, algún intento;
aplica bien el cuento
y di: No están maduras, frescamente.” 

Félix María Samaniego

19 agosto 2014

Arquitectura negra. Guadalajara.

En la provincia de Guadalajara, al noroeste, entre Somosierra y la sierra de Ayllón, hay un conjunto de pequeñas aldeas* en las que se puede apreciar un tipo de construcción de casas y cobertizos conocido por “arquitectura negra”.
 
La pizarra, roca metamórfica homogénea formada por la compactación de arcillas y de color negruzco, es el principal material de construcción utilizado en esta zona. Gruesos muros formados por hileras de pizarras irregulares, calzadas unas sobre otras por pequeñas lascas del mismo material, se levantan a no mucha altura para ser cerrados por tejados también de pizarras, pero de mayor tamaño, colocadas a modo de tejas. Robustos y grandes maderos de roble, enebro, chopo y otros árboles de la zona forman el armazón que sujeta los pesados tejados y marcan la escasa distribución interna del habitáculo. Una cocina con amplia chimenea de campana, formada por la aproximación de las hieras de las pizarras, es la pieza principal de la casa.
 

Una puerta principal de tamaño justo para la entrada de animales de carga, mulos y asnos, da paso a un pequeño portal y a la cuadra, otro espacio fundamental en este tipo de vivienda, sin apenas evolución desde el neolítico. Los vanos abiertos en los muros son muy pequeños, justo para dar un resquicio de luz al interior y así preservar a la casa del frío y el calor en sus correspondientes estaciones.   Resumiendo, ya que hay innumerables artículos escritos sobre esta arquitectura, tan sólo añadir que la UNUESCO la ha declarado patrimonio de la humanidad y esto hará que estas pequeñas aldeas no desaparezcan y se cuide mucho en evitar elementos extraños en las restauraciones, que aun así lo hay.   (*) Pueblos y aldeas principales: Majaelrayo, Robleluengo, Campillo de Ranas, Roblelacasa, El Espinar y Campillejo.

03 noviembre 2013

Pacharán para la sobremesa.

Una copita de pacharán bien elaborado después de una comida es un buen ayudante para la digestión. Tenemos en cuenta que en su origen, sobre todo en el medioevo, se le consideraba un licor medicinal, al igual que a las endrinas, para paliar las dolencias estomacales. Doña Blanca de Navarra durante su estancia en el monasterio de Santa María de Nieva tomaba una copita diaria de este licor. El fin de su primera elaboración era con fines medicinales naturales. Animar las sobremesas era su segunda función, ya que no olvidemos que uno de sus ingredientes principales es el aguardiente o anís (con gran contenido de alcohol).
 

Una receta de pacharán casero:
• ¾ litro de anís (mitad anís dulce y mitad anís seco “aguardiente”).
• ¼ de litro de endrinas.
• 5 granos de café.
• 1 ramita de canela en rama.
• 4 cabezas de manzanilla.
• Envasar en botella de cristal.

20 septiembre 2013

Tarde de moras.

Esperando que nos llegue un nuevo otoño pleno colores y sensaciones, estos días son propicios para recorrer las riberas de los riachuelos y en los zarzales recoger las moras más negras y dulces. Necesitaba salir una tarde en busca de estos frutos silvestres que tantos recuerdos evocan en mi persona. Quienes hemos sido niños nacidos y criados en el medio natural de un pueblo, conocemos bien como recolectar moras en los zarzales enmarañados con afiladas espinas que protegen sus negros tesoros.
 
El abandono de los campos, de las veredas de los ríos, al no haber un uso intensivo, como el que había hace unas cuantas décadas y una falta de pastoreo, hace que la maleza sea muy abundante y dificulte el acceso a las zarzamoras. A pesar de estas dificultades pude disfrutar de unas horas en plena naturaleza recolectando frutos como alguno de mis antecesores del neolítico. Recuerdos de la infancia fluyeron por mi mente…. Ay, qué pinchazo! rediez!
 
De vuelta al hogar con mi dulce botín, que ofrezco a mi familia, no puedo por menos el hacer una foto de estudio antes de dar buena cuenta de ellas. He comprado una botella de aguardiente de orujo con el fin de hacer licor de moras. Es la primera vez y no tengo la seguridad de conseguirlo, ya que no quiero más ingredientes que las moras y el aguardiente. Las moras con azúcar y vino tinto me gustan mucho. De esta manera me las he comido, como me las ponían mis abuelas. Si respetamos y cuidamos la naturaleza podremos seguir disfrutando de ella. Yo esta tarde de moras he disfrutado. Mañana, en el próximo mañana…… tengo mis dudas.

05 septiembre 2013

Ntra. Sra. de Tiermes. Panorámica en 360º

Este lugar a los pies de la sierra Pela es para mí un lugar mágico y lleno de recuerdos. Me gusta venir con frecuencia y soy embajador de tan singular enclave soriano. No podía por menos que realizar fotografías en panorámica de 360º.
 
Ver>>; Ermita de Ntra. Sra. de Tiermes. Soria. Panorámica en 360º 

Otras entradas anteriores:
Tiermes
Romería a La Virgen de Tiermes

17 julio 2013

El dormitorio de San Luis. Guerra de bolsas.

No recuerdo con exactitud el año. Puede ser que fuera 1968 o 1969. Si recuerdo que era una mañana de domingo, pues la noche anterior, sábado, tocó mudarse, y nuestras bosas de tela blanca numeradas, con el número asignado al entrar en el Seminario, estaban colmadas por nuestras prendas personales que iban a ser enviadas a la lavandería. En este día otros alumnos de otros cursos habían salido de excursión con ellos varios de los curas que normalmente estaban al cargo de nuestra vigilancia. “El pasante” de nuestro dormitorio de San Luis, un chico de Zaragoza, también estaba de excursión y su responsabilidad pasó a algunos de nosotros a quien se le hizo poco caso, por lo visto. El cuadro de mando estaba bajo mínimos. Don Teodoro alias “el Oso” era uno de los pocos que se quedaron de guardia.
 
Nuestro subconsciente estaba preparado. Al iluminarse el dormitorio por la luz de la mañana nos fuimos despertando al son de los impactos de la bolsas de tela sobre nuestras cabezas, hasta conseguir una guerra campal entre los de la fila de camas de la derecha y los de la izquierda. Alboroto y algarabía general. A quien se le ocurriría la idea de hacer una incursión bélica al dormitorio de San Estanislao de Kostka, en el que aún dormitaban los alumnos de otro curso superior al nuestro. Sé que el ataque fue planificado y llevado acabo con sigilo. Una incursión efectiva y fugaz. Tan rápidos como atacamos a los indefensos noctámbulos, tan rápidos nos retiramos a la guarida de San Luis. Todos en sus camas y en guardia, previendo la venganza de las hordas de San Estanislao, que como ejercito de hunos irrumpieron en estampida sobre nosotros. Tan monumental alboroto provocó que despertáramos al “Oso” (y lo cito así desde le mayor de los respetos y aprecio). Los vigías detectaron que su presencia iba a ser inmediata. Retirada general por ambos bandos. Dada la alarma, en el Dormitorio de San Luis y en el de San Estanislao se hizo un silencio sepulcral, que de poco sirvió, ya que la huellas de la batalla campal eran evidentes y los ecos del batir de nuestras armas recorrían los largos pasillos del Seminario. Don Teodoro con su faz muy seria, que acentuaban sus grandes y pobladas cejas, por eso su apodo, nos hizo levantar y posar de rodillas al borde de nuestras camas junto al pasillo central mientras nos caía un general y monumental rapapolvos, que terminó en convertir nuestro domingo, día de descanso, juegos y paseo, en un record de horas de estudio. Bendito castigo!

© Manuel Arribas.

11 julio 2013

El catequista.

Era el año 1973. La juventud y vitalidad fluía en nosotros, un grupo de veinticinco chavales sin rumbo de vida marcado. El destino, el cura del pueblo o la única posibilidad que tenían nuestros padres para que estudiásemos y consiguiéramos subir unos cuantos peldaños en el nivel de vida que ellos tenían en un medio rural de escasos recursos y muchas penurias, hicieron que coincidiéramos en el Seminario Conciliar de Santo Domingo de Guzmán.


Revisando mi archivo fotográfico he encontrado esta bonita fotografía en la que me encuentro rodeado por tres niños del grupo de catequesis. No recuerdo sus nombres. No sé qué les habrá deparado la vida. Si tengo la sensación de un grato recuerdo de estos niños inocentes, cariñosos y hambrientos de aprender las cosas de la vida. Cumplido el protocolo que nos imponía la SMICAR (Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana) para que se aprendieran el catecismo, la mayor parte del tiempo lo dedicábamos a hablar de las cosas, de las cosas que ellos contaban de su día a día en el pueblo. Cosas de la vida. Es mucho el tiempo transcurrido pero las sensaciones positivas que me transmitieron estos niños no se han borrado de mi memoria.

 Catequista (del griego κατηχιστής): Persona que instruye a los catecúmenos. Catecúmeno (del latín catechumĕnus, y este del gr. κατηχούμενο) persona que se está instruyendo en la doctrina y misterios de la fe católica, con el fin de recibir el bautismo. Esto nos dice la Real Academia Española de la lengua. Yo diría que catequista es la persona que instruye a los catecúmenos en las cosas de la vida y que catecúmeno es la persona que se está instruyendo para la vida en el respeto por los demás y por la madre naturaleza. “El catequista” tiene que ser elemento fundamental en las escuelas. “El catequista” de la vida y no de religiones subyugantes y temerosas de un Dios hecho a su semejanza y para amparar sus intereses. Yo fui catequista, un joven catequista de la vida.